Algunas palabras mágicas….en la Internacionalización.

(Artículo publicado en “La Ruta del Empleo” en Mayo de 2013 y reeditado hoy pensando en nuestros jóvenes y sus circunstancias).

Panoramix2-300x297Mis queridos amigos  José Ramón, Maite,  Asun, Beatriz y el resto de componentes del equipo que, con tanto entusiasmo tienen puestas alma y vida en el empeño de este Proyecto  de “la Ruta del Empleo”, me han pedido que les ayude de algún modo a impulsarlo y, sin saberlo, me han proporcionado una buena parte del oxígeno que necesita todo corredor de fondo que se precie: un mix de confianza en mis humildes posibilidades – algo desgastadas – que ya ha producido sus efectos en forma de ilusión renovada para participar en otro proyecto más en mi vida profesional.

Y la cuestión es, ahora, cómo poder contribuir adecuadamente a tan noble empeño. ¿Cómo conjugar palabras tan dispares – y tan llenas de magia – como EMPLEO, EMPRENDIMIENTO, ILUSIÓN, ENTUSIASMO e INTERNACIONALIZACIÓN,  para que tengan verdadero sentido?. Y, sobre todo, ¿qué hacer, desde nuestro lugar, para poder aportar nuestro diezmo a la consecución de la Esperanza y la Autoconfianza de nuestros jóvenes lectores?….. Vamos a tratar, solamente,  de dar  alguna respuesta consecuente en este primer artículo que, con tanto ánimo, inicia nuestra andadura en este diario que está naciendo.

Cualquier  camino debe comenzar con el reconocimiento del terreno, so pena de dirigirse, en su ausencia, al precipicio. Y la realidad, en vuestro caso, es que, después de muchos años  – casi desde que nacisteis – dedicados a la preparación, formación y lucha por la excelencia, con grandes sacrificios en muchas ocasiones,  para encauzar vuestra vida futura en condiciones de capacidad, os encontráis que nuestra querida tierra, territorio natural para el trabajo, se ha convertido en un terreno desolado por una crisis económica brutal e inmisericorde que convierte en aparentemente inútil tanto esfuerzo.

En tales circunstancias, la salida lógica inmediata induce a buscar ocupación en mercados ajenos como alternativa lógica y casi única para comenzar vuestra vida laboral. Una solución que, aunque complicada – la emigración siempre tiene aspectos traumáticos – no consideramos en absoluto negativa y sobre la cual profundizarán otros  colaboradores con sus aportaciones.

Y, llegados a este punto, quisiera empezar a establecer nexos accesibles entre las palabras “mágicas” que ya hemos ido mencionando, con algunas afirmaciones que uno viene sosteniendo desde siempre: el Empleo, si no es asequible, hay que inventarlo y producirlo, en lugar de buscarlo infructuosamente. Eso es la filosofía del Emprendimiento. Y el nexo entre ambas es otra palabra de características mágicas: AUTOEMPLEO.

Las pregunta subsiguientes nos llenan de zozobra:  ¿Cómo, entonces, crear una empresa si mis recursos son inexistentes o muy escasos?. ¿Dónde, en su caso, hacerla funcionar si el panorama, aquí, es desolador?.¿Cómo ponerla a funcionar sin experiencia previa alguna?….Caben, a priori, múltiples respuestas, pero todas conducen a otra palabra mágica: COMPETITIVIDAD. Si existe, nuestro proyecto empresarial puede funcionar. En tal caso, buscaremos – y probablemente encontraremos – los recursos necesarios. Y operaremos, auto empleándonos,  localmente o fuera de nuestras fronteras.

Y llegamos, así, a lo que constituye el propósito fundamental  de este artículo: la Internacionalización de ese incipiente ser que, producto de nuestra imaginación y nuestra capacidad, hemos “dado a luz” en un contexto sui generis en el que no cabe, ya, pensar en ideas empresariales que no tengan aplicación Global. Una criatura “Born Global” que antes de nacer ha sido concebida para poder funcionar en cualquier lugar del planeta, a la que vamos a hacer crecer fuerte y sana utilizando todos los medios –  ingentes –  que tenemos a nuestro alcance en esta Era Digital en la que nos encontramos inmersos.

Desde este medio, en publicaciones sucesivas, vamos a tratar de ayudaros a cuantos acudís aquí  con la idea puesta en la realidad global de nuestra Era, a recorrer esa ruta exterior para llegar felizmente a  un buen puerto, poniendo para ello todo nuestro empeño y conocimiento, de modo que esas mágicas palabras se llenen de sentido: vamos a señalar el camino, sus hitos, sus riesgos y los medios para superarlos. Por vuestra parte,  sólo tenéis que aportar algo tan simple como fundamental: vuestro proyecto y vuestro interés en forma de comentarios, sugerencias y consultas para producir y enriquecer el debate.

Con ello, garantizo solemnemente que, entre todos, haremos aparecer la última de las palabras mágicas que buscamos con la Internacionalización: ÉXITO. A eso iremos.

Saludos cordiales

Animamos en este inicio de año a cuantos jóvenes se afanan en emprender a que persistan: siempre hay algún momento en que la “poción mágica” funciona. 

Pedro Lalanda II

@plalanda_II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *